Fundación Txanogorritxu
EmailFacebookYoutube

SÍNDROME DE DOWN

1. Taller Teatro Niños

Este taller tiene diferentes objetivos dirigidos tanto al área social como al cognitivo. Se pretende fomentar la motivación e implicación de los niños, desarrollar la autonomía e independencia, crear un ambiente divertido, ejercitar la memoria y favorecer los lazos de amistad.

2. Taller de hermanos

Con estos talleres se busca fomentar una buena relación entre ellos, de ayuda, apoyo y comprensión. Ayudándoles a generar soluciones y alternativas a fin de superar las experiencias familiares difíciles.
Con estos talleres se busca fomentar una buena relación entre ellos, de ayuda, apoyo y comprensión. Se pretende facilitar y mejorar la relación entre los hermanos y aumentar la comprensión de las incapacidades y las enfermedades crónicas en general.
Se intenta mejorar la comprensión del problema particular al que se enfrentan sus hermanos/as. y se les ofrece un entorno donde los jóvenes pueden hablar de sus experiencias, de los puntos fuertes de sus hermanos/as y otros miembros de la familia.

3. Hacer un mural o collage entre todos

Acercar el arte a los niños no es el único objetivo de este taller, también se busca desarrollar la creatividad y la motricidad fina. Creando siempre un entorno divertido y amistoso.
Acercar el arte a las personas con discapacidad intelectual no es nuestro único objetivo, ya que también pretendemos que éstos encuentren en las producciones pictóricas nuevos recursos de expresión, nuevas fórmulas de proyectar su mundo interior, tan rico en matices.

4. Taller de cuentos

Consiste en potenciar en los niños estrategias que les permitan desarrollar habilidades creativas a través del mundo de los cuentos. Fomentar un desarrollo global de la personalidad potenciando el pensamiento divergente.
Se les contará un cuento y después se les dará la oportunidad de inventar y contar un cuento tanto en grupos como individualmente.

5. Conciencia del cuerpo

Estas actividades ayudan a tener más conciencia del cuerpo y de los movimientos, por lo que son beneficiosas para el crecimiento cognitivo de los niños.
Las actividades que fomentan la conciencia corporal ayudan en el desarrollo de los niños con síndrome de Down.
Para los niños con síndrome de Down, las actividades que los ayuden a tener más conciencia de su cuerpo y de sus movimientos les serán beneficiosas para su crecimiento cognitivo. Los padres pueden manipular los brazos y las piernas realizando movimientos verticales y horizontales. A medida que crecen, los niños los podrán realizar por su cuenta. También puede hacerse como una actividad de espejo: el adulto toca su cabeza y luego el niño toca su cabeza. El adulto coloca ambas manos arriba y luego el niño lo copia. Enseñarle a un niño que mueva su cuerpo al mismo tiempo que mueves el tuyo le ayudará a aprender cómo hacerlo de forma independiente. Se realizará a través de diversos juegos.

6. Habilidades motoras finas, taller de manualidades

Se realizarán diferentes actividades manuales para que los niños desarrollen la motricidad fina, fortaleciendo los músculos de los dedos y de las manos.
Un niño con síndrome de Down se beneficiará de hacer diariamente actividades de habilidades motoras finas para fortalecer los músculos de sus dedos y de las manos. Con arcilla o plastilina los niños pueden usar moldes de galletas para hacer diferentes objetos. Otra manera de desarrollar la motricidad fina es practicar cortando diferentes tipos de papel. Los niños pueden practicar cortando papel de construcción, papel de seda o una portada de una revista.

7. Habilidades motoras gruesas, taller de ejercicio

Se realizará un circuito con diferentes obstáculos y pruebas que los niños deberán ir superando mientras ejercitan la motricidad gruesa.
Los bolos y los sacos de semillas ayudan a desarrollar las habilidades motrices gruesas en los niños.
Jugar con sacos de semillas ayuda a los niños con síndrome de Down a desarrollar sus habilidades motoras gruesas de afinar su puntería. Coloca cinco o seis aros en el suelo. El niño apunta y lanza los pequeños sacos de semillas para que caigan en el centro del aro. Una variación de esta actividad es que el adulto sostenga el aro mientras el niño lanza los sacos de semilla para que pasen a través de éste. Otra actividad de habilidad motora gruesa es jugar a los bolos. Esto se puede hacer utilizando botellas plásticas vacías y con pelotas de diferentes tamaños que el niño lanza para derribar las botellas.
Se realizarán más juegos de este tipo.

8. Taller de ritmo y movimiento

Mediante este taller se busca estimular el aprendizaje. Las actividades que emplean ritmo y movimiento estimulan el lenguaje y el desarrollo del habla, y también ayudan con los problemas de atención que tienen los niños con Síndrome de Down.
Las actividades que emplean ritmo y movimiento estimulan el lenguaje y el desarrollo del habla, y también ayudan con los problemas de atención que tienen los niños con síndrome de Down. Cuando suena la música los niños pueden aplaudir o percutir un tambor para ir con el ritmo musical. Los niños también pueden mostrar sus movimientos de baile mientras escuchan sus canciones favoritas. Los niños pueden bailar con la música o seguir instrucciones para tratar diferentes movimientos con la canción que está sonando.

9. Fiesta de disfraces con karaoke

Que mejor forma de reforzar las amistades, estimular el lenguaje y ejercitar la motricidad gruesa que bailando y cantando en un karaoke disfrazados.

10. Payasos

Los payasos son una divertida forma de que los niños pasen un buen rato, estén entretenidos e interactúen.

11. El juego del lago encantado

Los niños deberán cruzar el lago helado superando pruebas y ayudándose unos a otros. Mediante este juego se ejercita la motricidad, la atención y el juego en equipo.
Estamos en un lago encantado que nadie puede pisar ya que si alguien cae en él se le congela el corazón. Sólo se puede pisar en el interior de los aros, que son piedras que sobresalen en la superficie del lago. Si alguien cae al lago queda congelado en el mismo lugar donde cayó y no puede moverse hasta que otro jugador lo rescate, cuando te rescatan deber volver al inicio del camino de piedras. Para ello un jugador debe deshelar el corazón del compañero encantado dándole una palmada. El objetivo del grupo es ser el primero en atravesar el lago. Para avanzar de una piedra a otra lanzaremos un dado y avanzarán tantas casillas como marque el dado. En el lago habrá flores venenosas que nadie puede tocas y plantas misteriosas que deberán superar la prueba que esconden para poder seguir jugando.

12. Un paseo por la ciudad y cruzar el rio

Mediante estos juegos los niños ejercitarán la motricidad gruesa y se estimulará el prendizaje.
Cruzar el rio:
De forma individual cada niño tendrá que pasar saltando un río limitado por dos cuerdas. Se utilizarán planos elevados para saltarlo y podrán usar elementos facilitadores: ladrillos, periódicos… Los demás pueden ayudar a sus compañeros a pasar.
Cuando todos los niños hayan pasado el río, lloverá y al llover el río crecerá separando más las orillas. Se pueden crear varios ríos con diferentes caudales o uno sólo que decrece si hay sequía y crece si hay lluvias.
El niño que toque el agua (meta el pie entre las cuerdas) se remangará una pernera del pantalón y en caso de caída se remangará una pernera del pantalón y una manga. Cuando tenga los cuatro remangados pasará a un río de menor caudal (más estrecho) y volverá a intentarlo en los de mayor caudal a medida que vaya pasando los anteriores.
Este juego también se podrá realizar por parejas o equipos de tal forma que se ayuden unos a otros para conseguir cruzar el río.
Materiales:
Cuerdas para hacer los ríos o cintas adhesivas para que no se caigan o resbalen y elementos facilitadores: ladrillos, periódicos,…
Un paseo por la ciudad.
El animador invita a los jugadores a dar un paseo por la ciudad. Es una ciudad un poco especial porque cada calle lleva el nombre de una acción, y el que pasa por ella está obligado a desarrollar esa acción. Por ejemplo, en la calle de los abrazos todos tienen que abrazarse; en la calle de los saltos todos tienen que saltar; hay otras calles como pueden ser la calle de las risas, del llanto, del canto, de andar a gatas, de las cosquillas…
El profesor/a debe ir anunciando la llegada a una nueva calle y enseñar la acción que hay que desarrollar. Esta actividad nos ayuda a la interacción entre los alumnos, a fomentar su capacidad de decisión, a la representación de emociones a través del cuerpo de forma consciente y a la concepción del espacio y su delimitación.
También admite variaciones posibles enfocadas a nivel didáctico, como puede ser un paseo por el zoo y que en cada calle debieran representar un animal.

pie

EmailFacebookYoutube